20.3.06

Los "progresistas" y Leo Bassi

La estrategia del antisemitismo nazi contra los judíos comenzaba sistemáticamente por presentar al llamado "judío conceptual" como un elemento amenazador para la convivencia y el progreso de la sociedad alemana. Es exactamente la misma estrategia utilizada por el anticlericalismo de ayer y de hoy: intenta hacer aparecer al clero como fuente de represiones, amenazas y peligros para el democrático ejercicio de los derechos y libertades públicas. Esta estrategia utiliza la absoluta ignorancia de la inmensa mayoría de esas huestes de "progresistas nazis", ignorancia demostrada por la excelente ortografía de las pintadas aparecidas en la Catedral Primada. Pero hay una pequeña minoría que no es ignorante y sabe muy bien lo que hace.

Pues bien, con respecto a la masa amorfa de "progresistas callejeros" utilizados sin saberlo en esta estrategia nazi, sólo una pequeña lección de derecho penal básico: el artículo 525 del Código Penal dice que "Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.". Entiéndase bien, esto no es una opinión, es un delito, y si se quiere saber de qué modo debe interpretarse este artículo, hay que acudir al profesional encargado de esa función, es decir, al juez. Y si no gusta la ley, entonces háganse pintadas en el Ayuntamiento de Zaragoza y abucheen al actual alcalde de esa ciudad, que fué el responsable de esta ley censora y represora de la libertad de expresión, el "progresista" Juan Alberto Belloch.

A esa minoría que sí es consciente de estar aplicando una estrategia nacionalsocialista de satanización de un colectivo por causa de sus creencias religiosas, les recomendamos un viaje a Ceuta: desde estas mismas páginas invitamos al Sr. Alonso, al Sr. Chozas, y a los respectivos secretarios provinciales de CC.OO y UGT a defender en público en todos los medios de comunicación ceutís y en las calles de esta hermosa ciudad la libertad de expresión y la libre creación artística de la chirigota llamada "Pollueloh con peloh en lo huevoh". Es el mismo caso. Una obra artística que ha sido terriblemente censurada en aquella ciudad. El compromiso de las personalidades toledanas con el arte y las libertades públicas les hará defender a capa y espada a esta agrupación artística frente a sus detractores, en su mayoría musulmanes, ante los cuales no dudarán en organizar pitadas y manifestaciones a las puertas de sus mezquitas.

En sentido inverso, invitamos al Sr. Juan Luis Aróstegui Ruiz, Secretario General de la Unión Provincial de CC.OO en Ceuta a que venga a Toledo y repita textualmente las palabras que ha dirigido a la chirigota carnavalera. Invirtamos el caso: los "progresistas" han dicho de una escenificación teatral que: "Es muy probable que la limitación intelectual de sus autores les haya impedido calibrar el auténtico significado de su alocución". "Son enfermos de odio que sólo se representan a sí mismos en su lucha irracional contra la grandeza del ser humano". "Es inaceptable el intento de encuadrar el conflicto en el ámbito de la libertad de expresión."

Como es evidente, la hipocresía, la doble moral, la mentira y la manipulación del "progresismo nazi" no nos merecen ningún respeto.
A las instituciones que ha retirado las subvenciones a esta obra, simplemente han acatado la ley. No vemos en ello ningún mérito, simplemente han cumplido con su obligación. ¿O es que en Toledo hay grupos de ciudadanos que todavía no saben que las leyes están para ser cumplidas?. Por desgracia, parece que los hay.